Motivación, memes y el salto a la nada

 “Miércoles 28 de septiembre (1520). Abandonamos el estrecho y llegamos a un ancho mar que llamaremos en adelante el pacífico. Ningún buque ha navegado jamás por estas aguas.” Antonio Pigafetta, explorador de la expedición de Fernando de Magallanes.

Todd Quackenbush photo-1438029071396-1e831a7fa6d8
By Todd Quackenbush

Incluso después de que hayan transcurrido varios años desde que leí el diario del bueno de Pigafetta, me invade una sutil emoción de envidia y admiración cuando leo estas palabras con las que doy comienzo a este post. Mi admiración por esta interesante y divertida figura, relegada al segundo plano de la historia, aumenta al conocer algunos detalles de su burguesa biografía. Tras leer su diario me preguntaba cuál era su gran motivación para realizar dicha expedición; – no se trataba de ningún delincuente común de la época que se alistaba ávido por las promesas de oro – me preguntaba por qué un veneciano de familia rica se adentraba en una expedición en la que fácilmente podía perder la vida o enfermar gravemente. La única respuesta posible que me queda es que su motivación principal era una infinita y prolija imaginación, aparte de curiosidad y deseo de aventura. Hubo tiempos en que confirmar que el mundo era esférico y poder atestiguar aquello bien valía una vida entera; incluso el riesgo de perderla con mucho sufrimiento.  Seguir leyendo “Motivación, memes y el salto a la nada”

Anuncios

El principal enemigo de un/a desemplead@

Encarar un proceso de desempleo después de un largo período de trayectoria profesional continuada es un desafío que implica una relación diferente con tres recursos con los que a menudo, ya teníamos una relación más o menos normalizada: espacio, tiempo y dinero. En la medida en que sepamos gestionar nuestro nuevo espacio vital fuera de la oficina, una nueva forma de autoplanificarnos el tiempo y adaptarnos a un nuevo volumen de ingresos, seremos capaces de reincorporarnos al entorno profesional nuevamente e incluso saliendo reforzad@s.

 

Jose Maria Fernández-Cavada - http://uvecinco.wordpress.com/artes-plasticas/pintura/
Jose Maria Fernández-Cavada – http://uvecinco.wordpress.com/artes-plasticas/pintura/

En calidad de exdesempleado y siendo consciente de la necesidad de  plantearme el desempleo de otra forma cuando lo inicié allá por el año 2012,  me di cuenta de que estaba partiendo de planteamientos mentales muy  equivocados. ¿Cuáles son esos planteamientos? El primero se basaba en la  idea de no plantearme mi nueva situación de desempleado con proactividad.  Partía de la base de que no era el responsable de mi propio destino  profesional y que estaba abocado a los designios de las decisiones de las  empresas de una manera inexorable. – Qué equivocado estaba en gran  parte- Otro planteamiento erróneo era la idea de que tenía que seguir  vinculado a mi ocupación profesional anterior como si la idea de dedicarme  a lo que realmente me gustaba desde años atrás fuera pretencioso, absurdo,  incluso disparatado.

 Por supuesto, un/a desemplead@ es imposible que quede ajen@ a todo el  batallón de afirmaciones negativas que le aguarda dentro de su entorno del  estilo: “Hay cinco millones de parados”, “Lo de encontrar trabajo está  imposible en este país” y muchas más frases excusa que ya os sonarán y  que día a día se escuchan y leen en blogs de búsqueda de empleo.

 Por todo lo expuesto, me gustaría incidir en el hecho de que el principal enemigo que tiene un desempleado es a menudo él/ella mism@. Nosotros podemos tener la capacidad de entorpecer el inicio del desempleo e incluso, desaprovechar buenas oportunidades profesionales por no saber canalizar el proceso de desvinculación de una empresa de forma constructiva. Un segundo enemigo es normalmente nuestra propia cultura y entorno personal. Existen muchos ideas negativas en torno al desempleo y su carácter irreversible que en algunos casos son apoyadas por familiares y amigos que pueden llegar a desmoralizar profundamente a quien inicia este proceso.

Sin embargo, por lo que he podido observar en los últimos meses, el/la desemplead@ que se plantea este período con optimismo y trabajando duro en el proceso de búsqueda es muy posible que finalice deje el paro en pocos meses. Lo digo y reafirmo independientemente de su edad y situación personal.

Por eso, ánimo y trabaja duro diariamente y pronto obtendrás resultados. Estoy seguro de ello.

“El Arte de la Guerra” para desempleados

“El Arte de la Guerra” es un tratado de estrategia bélica chino cuya antigüedad no se conoce a ciencia cierta, pero se considera que podría ser del siglo IV a.c y fue escrito por el maestro chino Sun Tzu. Ha servido desde el siglo XVIII como referencia para grandes estrategas como Napoleón y para innumerables cursos y publicaciones de liderazgo y estrategia en la actualidad.

 Aunque la interpretación que voy a hacer de este tratado es muy personal y puede que, ciertamente desproporcionada, estoy seguro de que podremos extraer conclusiones útiles para los que actualmente estéis en el proceso de la búsqueda de empleo. La necesidad de escribir este post viene de la noticia de que el 61% de los desempleados en España no tiene esperanzas de encontrar trabajo a lo largo de 2013. Me ha parecido desalentador y realmente no nos podemos permitir esta forma de afrontar las cosas.

regata_1165x55cm

“El Arte de la Guerra” se basa en analizar al enemigo y todas las circunstancias que rodean al mismo. Sin embargo, cuando estamos en una situación de desempleo, realmente el enemigo es uno mismo. Es decir, somos nosotros mismos los que podemos decidir ganar o perder la batalla contra el desempleo en función de nuestra actitud para afrontar la situación.

 La conclusión más importante que podemos extraer de este tratado es que para ganar al enemigo necesitamos conocerlo a fondo y establecer una estrategia eficaz y proporcionada. Otra de las conclusiones destacables es la necesidad de dividir al enemigo y aplicar un factor sorpresa para destruirle.

 ¿Cómo podemos conocernos a nosotr@s mismos (como potencial enemigo) y dividirnos para acabar con él?

 El paso de una actividad profesional continuada al desempleo es una situación que indudablemente es traumática y genera una serie de desequilibrios en nuestra propia autoestima que podemos corregir con nuestra capacidad de afrontar las dificultades que tenemos de forma innata.

 En  primer lugar, debemos de hacer una evaluación exhaustiva, racional y sincera de nuestras debilidades. Posteriormente, debemos de saber gestionar nuestras fortalezas de una forma eficaz. Finalmente y lo más importante saber dividir como haría un buen general nuestras capacidades cómo candidato (General de un ejército).

 Por este motivo, os invito a que analicéis vuestras fuerzas y sepáis si tenéis a vuestros ejércitos abastecidos y preparados para una nueva batalla- ¿Cuáles son vuestros ejércitos? Yo  propongo las siguientes unidades:

  1.  Motivación– ¿Sé lo que quiero? ¿Sé cómo conseguirlo y hacia dónde ir?
  2. Capacidades (instrucción) – ¿Cuáles son mis capacidades técnicas? ¿Necesito más entrenamiento o instrucción? ¿Estoy preparado para el nuevo mercado laboral?
  3. Equipo (artillería) – ¿Tengo las armas adecuadas? Idiomas, conocimientos informáticos, formación complementaria.
  4. Capacidad de evaluación y valoración. (Estrategia) – Cuando iniciamos una búsqueda de empleo observamos lo que ha variado el mercado laboral. Es importante saber apreciar las nuevas tendencias en tu área profesional y saber que es lo que buscan y que es lo que puedes aportar. Cabe destacar una frase del libro que dice: “Si no sabes ser fuerte, pero tampoco saber ser débil serás derrotado.” Esto nos lleva al siguiente principio. Hay personas que en Linked In se autodenominan CEO de empresas que no han facturado un euro todavía.
  5. Adaptabilidad (prospección del terreno) : es importantísimo aparte de obtener nuevos conocimientos saber como movernos en una nueva cultura de trabajo, saber adaptarse a nuevas personas y métodos de trabajo. La mente debe de hacerse mucho más flexible para interactuar con el nuevo entorno laboral y en la vida en general.
  6. Estrategia para victoria (capitanear correctamente). Lo más importante. La búsqueda de empleo implica un método aplicado a diario, pero también una estrategia que se genera a partir de la interacción de las cinco unidades anteriores.

 Realmente es fundamental saber cual es el volumen de nuestras fuerzas o competencias. En el capítulo III “Sobre las proposiciones de derrota y victoria,” el autor prescribe la siguiente sentencia que me ha parecido muy reveladora:

 Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

 Creo que es uno de los principios fundamentales del libro. Cuando hablo de que el propio desempleado es su principal enemigo, muy a menudo, es porque el desempleo suele producir el efecto de auto-devaluarnos como profesionales y en algunos casos como personas. Lo cual genera inacción, desidia y en algunos casos depresión.  Por eso, lo importante, es saber en dónde estamos y cómo empezar a construir un nuevo camino con mejores cimientos.

 Otro principio fundamental, que enuncia el autor que me ha parecido muy útil es el siguiente:

 Así pues, la norma general de las operaciones militares consiste en no contar con que el enemigo no acuda, sino confiar en tener los medios de enfrentarte a él; no contar con que el adversario no ataque, sino confiar en poseer lo que no puede ser atacado.

 Mi interpretación sobre la anterior enunciación es que debemos evitar posponer por ejemplo, el aprendizaje de idiomas, la obtención de certificaciones profesionales que nos puedan ayudar o aprender determinado programa informático. Tarde o temprano seguro que nos encontraremos con la oferta que nos interesa que realmente nos interesa y que en gran parte se ajusta a lo que buscamos y se nos escapa por no habernos formado en determinado área.

 “El Arte de la Guerra” es un manual preventivo sobretodo. Es una disertación sobre el hecho de que la mejor victoria es la obtenida sin batalla. Es decir debemos de intentar ganar con el mínimo uso  de recursos y en nuestro terreno. Una entrevista debería de ser un trámite en el que vayamos con la mejor información, la mejor predisposición y sin tener miedo por las posibles sorpresas que pueda haber. Si en la descripción del puesto hablan de la necesidad de hablar inglés, debes de estar preparado para una entrevista en inglés o diferentes pruebas.

 Hay muchísimas conclusiones que se pueden extraer de esta lectura que os recomiendo enérgicamente. Sin embargo la más importante para lo que nos interesa en este apartado, es la llamada a  la acción, el factor sorpresa, adaptabilidad y la división de nuestras fuerzas. Sobretodo nunca muestres tus debilidades a alguien que te podría contratar.

 Afrontemos el año, con energía, estrategia y entusiasmo para nuestros proyectos. No se me ocurre otra forma de sacarlos adelante. ¡Ánimo!