Motivación, memes y el salto a la nada


 “Miércoles 28 de septiembre (1520). Abandonamos el estrecho y llegamos a un ancho mar que llamaremos en adelante el pacífico. Ningún buque ha navegado jamás por estas aguas.” Antonio Pigafetta, explorador de la expedición de Fernando de Magallanes.

Todd Quackenbush photo-1438029071396-1e831a7fa6d8
By Todd Quackenbush

Incluso después de que hayan transcurrido varios años desde que leí el diario del bueno de Pigafetta, me invade una sutil emoción de envidia y admiración cuando leo estas palabras con las que doy comienzo a este post. Mi admiración por esta interesante y divertida figura, relegada al segundo plano de la historia, aumenta al conocer algunos detalles de su burguesa biografía. Tras leer su diario me preguntaba cuál era su gran motivación para realizar dicha expedición; – no se trataba de ningún delincuente común de la época que se alistaba ávido por las promesas de oro – me preguntaba por qué un veneciano de familia rica se adentraba en una expedición en la que fácilmente podía perder la vida o enfermar gravemente. La única respuesta posible que me queda es que su motivación principal era una infinita y prolija imaginación, aparte de curiosidad y deseo de aventura. Hubo tiempos en que confirmar que el mundo era esférico y poder atestiguar aquello bien valía una vida entera; incluso el riesgo de perderla con mucho sufrimiento. 

En los últimos años me he intentado aproximar, ajeno al entorno académico, al concepto de motivación; me he propuesto intentar saber cuál es la causa última de la motivación y el resultado ha sido que las grandes teorías y libros extra académicos o divulgativos solo intentan acotar el terreno, medirlo y objetivar sus fundamentos dentro del contexto del organizador industrial, pero no sus orígenes. Hasta entrados en los años noventa, todavía no nos habíamos adentrado demasiado en el verdadero motor de la motivación: las emociones integradas en valores aprendidos.

Actualmente vivimos en un “new age” del arte de la motivación. Desde la creación del jpg con frases del Paulo Coelho o Henry Ford en blanco y negro, hemos creado una filosofía fast food de la motivación si me permitís el símil. Antes de que salten las alarmas, me gustaría aclarar que no tengo nada que decir en favor o desfavorable de las frases de motivación y sus autores, salvo excepciones. Lo que me mueve a escribir estas líneas es el uso, explotación y banalización de un concepto tan complejo, íntimo y relativo como es la motivación. Es uno de los pocos mitos vivos en la cultura occidental: y lo estamos maltratando. El discurso metamotivacional se adentra en el terreno de las emociones, se nutre de él, pero de una forma vacua, sin querer penetrar en el arduo terreno de los valores, que tanta pereza nos produce y es en donde realmente habita el quid de la cuestión.

Respecto a la necesaria dosis de motivación que necesitamos para impulsar y desarrollar nuestro futuro profesional, solemos optar por super frases de efecto rápido que nos inspiran al verlas en nuestras redes sociales y al compartirlas. Nos hemos convertido sin pensarlo en agentes, algo torpes, impulsores de una motivación descontextualizada que puede producir el efecto contrario al deseado. ¿Por qué lo digo? Porque la tarea de motivar no se puede extraer de un contexto íntimo e integrada en un sistema de relaciones interpersonales presenciales. No podemos tratar de motivarnos con generalidades que suenan bien, pero que no nos acabamos de creer. Tal vez sea tiempo de hacer una introspección para saber qué son lo valores, cuáles nos motivan y cómo defenderlos.

photo-1430417457491-ed487270b737
by Samuel Zeller

Según el profesor y catedrático, José Antonio Marína, “la motivación es aquello que explica por qué hacemos lo que hacemos. Es la energía que imprimimos para satisfacer un deseo, una necesidad y una expectativa” Si de verdad queremos mejorar nuestra motivación tenemos que alterar de manera constructiva uno de los siguientes elementos: el grado o la altura de nuestro deseo, el tipo de meta, o tal vez, el plazo para conseguirla. Por último, debemos alterar los medios o aquellos elementos que pertenecen al contexto en el que podríamos integrar, por ejemplo, las maravillosas frases de los autores de frases de motivación, como las del amigo Paulo.

Video recomendado: https://www.youtube.com/watch?v=yK-6EQSojKo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s