Contra el miedo al fracaso en la vocación artística – Rafael Mendoza Gaspart


En casi cuatro años de existencia del blog es la segunda vez que abro este espacio para una colaboración –mal por mi parte no hacerlo más-. Ya me gustaría empezar a hacerlo más para compartir textos de la categoría del que tenéis a continuación. Hoy contamos con la reflexión de Rafael Mendoza Gaspart, gran músico y escritor, en donde nos desvela los secretos para mantener la tenacidad en la vocación artística, a pesar de los enormes sinsabores y de la dificultad que conlleva tener estabilidad en el desarrollo de la carrera profesional en el ámbito cultural y escénico. Se trata de un texto excepcional, fresco, directo a la conciencia y puramente honesto. Disfrutadlo. Fernando

Por Rafael Mendoza Gaspart,

              Uno de los destinos más humillantes es ser artista sin ser un genio. Cuando un genio se enfrenta al descrédito social, su genialidad le consuela, porque le permite reconocer la maestría en su obra al margen de la mirada de aficionados y críticos. Yo, en cambio, no solo he de afrontar sueldos vergonzosos, las contadas veces que aparece un pagador, y el desdén de aquellos que ni siquiera consideran mi profesión como un oficio, sino que además no encuentro demasiada grandeza en mis trabajos, y soy consciente de que no despertarán el interés de las generaciones venideras. No estoy diciendo que sea un pésimo artista, ¡qué va!: sé que puedo incluso superar en recursos y creatividad a personas que hoy viven de la música (tampoco en la escritura, un arte que domino en menor grado, estoy a la cola). Siempre me he destacado en las actividades hacia las que me he vuelto —si dejamos al margen la hostelería—, pero jamás he recibido una matrícula de honor. El notable, y a veces el sobresaliente pelado, nunca fueron decisivos, y no sé venderme ni he contado con padrinos. Por eso, auguro que no seré capaz de sobrevivir del arte y que tampoco pasaré a la historia.

            ¿Por qué persistir, entonces? Esto es lo que no entienden esos bienintencionados amigos y familiares, con sus zumbidos: «Ya es hora de que te asientes», «Eso es muy divertido, pero hay que comer», etc., etc. ¡Sí; lo sé: tengo casi cuarenta años! ¿De verdad piensan que después de tanto tiempo de pronto voy a recular? A veces fantaseo con defecar sobre su condescendencia. ¿Qué soy para ellos?…, ¿un pobre loco?, ¿un tonto?, ¿un parásito? ¿De verdad creen que no habría pensado en una profesión estable si no fuera por su manoseado consejo? Y quien piense que se elige el camino del arte por comodidad habla desde la ignorancia: ¿serían ellos capaces de ejercer un trabajo intenso pero ruinoso bajo la maliciosa sonrisa de una comunidad que te ve como a un niño cuando juega con sus muñecos? No es nada fácil; en realidad hace falta fuerza de espíritu, quizá esa fuerza que algunos de ellos perdieron y por la que ahora arrastran sus pies y las carnes de sus ojeras. Normal: el pragmatismo, esa prudencia logarítmica, convierte la vida en una sala de espera, en un lugar angustiosamente insípido. Y sin embargo no paran de revolotear por mi cabeza; todo el mundo sabe cómo he de vivir mi vida. ¿Cómo puede ser? ¿Se despiertan ellos conmigo cada día? ¿Sueñan mis sueños?, ¿sufren mis pesadillas? ¿Conocen aquellas confidencias que incluso temo contarme a mí mismo? Si no tienen ni idea de quién soy, ¿por qué hablan de mis elecciones con tanto desparpajo? ¿Saben acaso lo que me hace reír, lo que me hunde en la desesperanza o lo que me abraza como el sol de invierno? ¡Osada ignorancia! No paro de recordar la fábula en la que un mono saca a un pez del agua para que no se ahogue. ¿De verdad aún somos tan torpes como para pensar que lo que nos valió a nosotros debe funcionar en los demás?

jose cavada marzo 2016
Jose María Fernández-Cavada – @jose_cavada

            ¿Por qué persistir, entonces? ¿Es tan necesario explicarlo? Sí, puede que fracase como artista; pero si el miedo, la seguridad, la razón, me apartaran del arte, entonces  fracasaría como artista y como persona. ¿Por qué dirigirme hacia una doble derrota? ¿No se entiende que no existe otro camino? No lo soportaría; moriría si tuviera que aceptar que la vida no es más que eso: claudicar, bajar a la mina, día tras día. ¿Qué pasará cuando la cerilla se consuma y se me trague la eternidad de sombras? ¿Qué sentido habrá tenido una vida que ha sido infiel a sí misma? No lo soportaría; ya no lo soporto. Quizá la expresión artística sea una compañera miserable, pero a su lado el lunes adquiere el brillo de la infancia; y la amo, me he enamorado de ella. ¿Cómo podría casarme con otra profesión cuando mi corazón y mis pensamientos siempre estarán con ella? Jamás miraría con mis ojos, jamás avanzaría con mis pies, jamás viviría. Pero ¿cómo van a entender de amor quienes siempre deciden con la calculadora en la mano? A mí no me importa perder, porque en realidad no pierdo: respiro.

            Uno de los destinos más humillantes es ser artista sin ser un genio; pero, una vez se acepta la humildad de ser quien realmente se es, el sufrimiento cesa y el mar de la primavera brota en el horizonte.

            ¡Qué bonito es el silencio!

Biografía del autor

Rafael Mendoza está licenciado en Psicología y ha trabajado de educador social durante varios años. Cuando cumplió los treinta, decidió cambiar de profesión; habitaba en su cuerpo un duendecillo artístico que ya se había hecho mayor y no le dejaba pegar ojo: «Hazme caso. Hazme caso», le gritaba cada noche. Entonces comenzó a escribir, y para pagarse el alquiler se puso a tocar el piano. El duendecillo se volvió más respetuoso, pero dos disciplinas a la vez requerían días de 32 horas. Por eso, durante los últimos años se centró en la literatura y comenzó a trabajar de corrector y de escritor. Sin embargo, al duendecillo no debió de gustarle el movimiento, porque recientemente ha vuelto a darle las noches. Para serenarlo, hace un mes y medio Rafael retomó la música y abrió un blog en donde va colgando sus composiciones. Ahora el duende vive en una paz dulce e infinita; ¡por fin!

            Blog de creación musical: https://mendozayfuga.wordpress.com/

           Blog de creación literaria: http://letrinasydesperfectos.blogspot.com.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s